domingo, 13 de marzo de 2016

GUNTA STÓLZL (1897-1983).



Pintora y tejedora alemana nacida en Múnich en 1897 y fallecida en Küsnacht (Suiza) en 1983. Perteneció a la escuela alemana de la Bauhaus.
Empezó como aprendiz en el taller textil de esta institución, del cual fue directora tras su nombramiento como maestra. Su actividad en la Bauhaus fue de los más heterogéneo, desde la dirección del citado taller con la floristería y el cuidado de jardines, o desde la organización de fiestas debido a su interés por la cocina. Es por ello que fue una de las pocas mujeres, junto a Mariane Brandt, que ejercieron la docencia en la institución alemana y alcanzaron una destacada proyección internacional.
Hija de un profesor, fue su propio padre quien se cuidó de que recibiese una educación liberal hasta su ingreso en la Universidad en 1913. Al año siguiente abandonó sus estudios para servir como enfermera durante la Primera Guerra Mundial. Finalizado el conflicto bélico e inaugurada la Bauhaus en 1919 por Walter Gropius, se incorporó a su cuerpo estudiantil. De los doce años que estuvo en la institución, Stölzl se dedicó seis años a su formación y los restantes seis a ejercer la docencia, como era costumbre en la Bauhaus. Hasta su examen como oficial tejedora en 1923, recibió clases de Johannes Itten y de Paul Klee, que simultaneó con su estancia en el taller textil.
Con el nombramiento de oficial, y antes de incorporarse al cuerpo docente de la Bauhaus, Stölzl residió en Zúrich, donde organizó los talleres textiles Ontos. Desde octubre de 1925 a septiembre de 1931 fue maestra del taller textil, pasando a ser su directora desde 1927 hasta su definitiva disolución en 1933 por orden del partido nacionalsocialista, que ese año subió al poder (véase nacionalsocialismo). Durante dicho período como directora de taller, contó con la colaboración de Kurt Wanke. Bajo su organización, el taller textil ejecutó sus mejores realizaciones, incluso mejores que en el período en que éste estuvo dirigido por Klee.
La obra de Stölzl, tanto la realizada de forma individual como en colaboración con otros artistas, se caracterizó por la aplicación de los principales principios estéticos que formulaba la Bauhaus. Por un lado, la experimentación constante con materiales textiles para obtener tejidos nuevos que fuesen resistentes, baratos y cuya producción en serie abaratase sus costes encaja de lleno en la política de la Bauhaus de integrar las obras de los artistas en el proceso industrial. Por otro lado, la profunda geometría que plasma en sus composiciones comparte de pleno el gusto por la formas geométricas primarias que se practicó en todos los talleres de la escuela.







No hay comentarios:

Publicar un comentario